Líderes

Terror, religión y convivencia

La historia nos enseña que los grandes conflictos y las guerras se han producido por disputas nacionalistas, ideológicas o religiosas. El siglo XXI parece haber dejado atrás los conflictos bélicos movidos por cuestiones nacionalistas, aunque aún existen en Europa del Este y también en otros lugares del mundo, de modo que no podemos ignorarlos definitivamente

Redarquía: Más allá de la jerarquía

Los directivos —y también los trabajadores— no llevan bien las novedades. Una empresa está acostumbrada a funcionar de acuerdo a un método fijo, y toda novedad en su funcionamiento la desestabiliza, hace saltar las alertas. Busca desesperadamente sobrevivir manteniéndose en el sistema que hasta el momento del cambio había funcionado. Y, como es lógico, fracasa.

La autocomplacencia: señal clara del declive

Amancio Ortega: “Lo peor es la autocomplacencia. En esta compañía nunca nos hemos confiado. Yo nunca me quedaba contento con lo que hacía y siempre he tratado de inculcar esto mismo a todos los que me rodean”. El líder autocomplaciente tiene poco recorrido como líder. Mejor dicho, no es buen líder. Mejor dicho aún, ni es líder ni nada parecido, ni se le espera. Es una especie de pavo real que le gusta eso, pavonearse de su plumaje y que todo el mundo se entere de sus efímeros triunfos.

Send this to a friend