Claves

  • Se espera que el comercio marítimo, de una forma o de otra continúe creciendo en los próximos años, aún en medio de numerosas incertidumbres geopolíticas y comerciales.
  • El papel de China y lo que suceda con su economía, sus relaciones comerciales y su estrategia portuaria, tendrá un efecto en la configuración de la industria.
  • La consolidación en cuanto a capacidad de puertos y líneas navieras es una realidad y el ritmo en el que se implementen tecnologías puede cambiar la industria marítima como la conocemos.

 

El transporte marítimo se encuentra intrínsecamente vinculado al crecimiento económico. La importancia del comercio marítimo es una realidad, impulsado por la demanda global y actúa como facilitador de nuevas oportunidades comerciales y de crecimiento. Según cifras publicadas por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (CNUCYD o UNCTAD) se estima que la tasa de crecimiento anual promedio del comercio marítimo mundial se ubique entre 2018 y 2023 alrededor del 3.8%.

Factores más influyentes

La UNCTAD, ha identificado una serie de tendencias clave que están redefiniendo el sector:

  • Por el lado de la demanda, la incertidumbre geopolítica, económica, comercial, así como una serie de cambios estructurales puede tener un impacto negativo. Las políticas que miran hacia adentro y el sentimiento proteccionista creciente podría socavar el crecimiento económico mundial, restringir los flujos comerciales y cambiar sus patrones.
  • El despliegue continuo de la digitalización y el comercio electrónico y la implementación de la Iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda.
  • Por el lado de la oferta, los operadores demasiado optimistas que compiten por la participación en el mercado pudieran ordenar capacidad nueva y excesiva, lo que puede empeorar las condiciones del mercado de envío, alterar el equilibrio entre la oferta y la demanda y repercutir en los niveles y la volatilidad de las tarifas de flete, los costos de transporte y las ganancias.
  • La consolidación del transporte marítimo a través de fusiones y alianzas ha aumentado en los últimos años en respuesta a los menores niveles de demanda y la capacidad de envío con exceso de oferta dominada por los mega buques de contenedores. La implicación para los niveles de competencia, el potencial de abuso de poder en el mercado por parte de las grandes compañías navieras y el impacto relacionado en los jugadores más pequeños son una preocupación. Tres alianzas de transporte marítimo de línea global dominan la capacidad desplegada en las tres principales rutas de contenedores de este a oeste, que en conjunto representan el 93% de la capacidad desplegada. Al unir fuerzas y formar alianzas, los transportistas han fortalecido su poder de negociación con respecto a los puertos marítimos al negociar llamadas a puertos y operaciones de terminales.
  • La reestructuración de alianzas y el despliegue de buques más grandes está redefiniendo la relación entre puertos y líneas marítimas de contenedores. Las áreas de interés incluyen la selección de puertos de llamada, la configuración de las redes de transporte de línea, la distribución de costes y beneficios entre transporte de contenedores y puertos, y los enfoques usados para otorgar concesiones de terminal de contenedores.
  • El valor de los envíos no puede ser determinado sólo por la escala. La capacidad del sector para provechar los avances tecnológicos relevantes es cada vez más importante.
  • Finalmente, los esfuerzos para disminuir emisiones y mejorar el desempeño ambiental de las empresas internacionales de envío sigue siendo alto en la agenda

Situación de los puertos

Un 80% de las mercancías del mundo en volumen es manejado por los puertos. Un indicador importante sobre su funcionamiento y habilidad de estos para atraer negocios es el volumen que manejan.

Los 5 puertos con mayor volumen son: Ningbo-Zhoushan, Shanghái, Singapur, Suzhou y Guangzhou (todos en China exceptuando Singapur)

Actualmente, el top 20 de los puertos globales incluye únicamente tres puertos fuera de Asia: Hedland (Australia), Rotterdam (Países Bajos) y Louisiana del Sur (Estados Unidos).  Las últimas cifras disponibles en cuanto a regiones ubican a Asia manejando un 63% del volumen global, seguido de Europa (16%), y Norteamérica (8%).

A pesar de su dominancia, los puertos chinos no están exentos de riesgos, según Xu Lin, un analista de UBS Securities, las fricciones comerciales entre Estados Unidos y China, y los aranceles adicionales han forzado a ajustar los horarios de envíos. El mismo analista afirma que los efectos se verán en 2019 y que los puertos chinos deben buscar un crecimiento más sostenible, mejorando su administración, y los servicios ofrecido, y buscando consolidaciones

Otros actores

En décadas reciente también ha podido observarse la emergencia de los Emiratos Árabes como operador de puertos. The Economist resalta a DP World una de las más grandes firmas marítimas, que dirige operaciones en 40 países, en lugares como Londres, Rotterdam y desde los 90 en el cuerno de África. Sus ejecutivos creen que la región desde SudÁn a Somalia necesita entre 10 y 12 puertos y actualmente tiene sólo la mitad.

Por otra parte, Europa pudiera recuperar relevancia. Según, Bruno Bobone, presidente de la Câmara de Comercio e Industria Portuguesa y presidente del Consejo de Administración del Grupo Pinto Basto (empresa familiar líder en el sector de los servicios marítimos portugueses) Portugal tiene todo el potencial para volverse un actor clave en este sector. En el caso de que prospere la solicitud de ampliación del límite exterior de su plataforma continental, la superficie marítima portuguesa podría alcanzar el tamaño de la India. Portugal se encuentra en el centro de una comunidad de nueve países de habla portuguesa con casi 300 millones de consumidores repartidos por Europa, América del Sur, Asia y África y tiene la posibilidad de conectar el potencial económico de estos países con otras geografías.

Configuración futura

Al final del día, puede que no se trate de que países o regiones tendrán el control del comercio marítimo internacional, sino de qué empresas operadoras lo controlarán. Esto podría implicar que un grupo reducido de empresas decida a qué ritmo implementar innovaciones y eficiencias en el manejo de los puertos. La tecnología tiene el potencial de cambiar hasta las industrias más tradicionales, y es difícil predecir cómo la disponibilidad y uso de tecnologías como los barcos autónomos, el uso extendido de drones, el big data e incluso aplicaciones blockchain terminen configurando la oferta, la demanda, y las decisiones que tomen, exportadores, importadores, operadores de puertos y líneas navieras en el futuro.